Biodiversidad

¿Un pulpo de dos milímetros? No, una estrella de mar

Han hecho falta más de mil viajes de exploración submarina para elaborar un mapa de la biodiversidad que hay entre los dos y los seis kilómetros de profundidad.

  1. Biodiversidad
  2. Medio Ambiente
  3. Océanos
  4. Submarinismo
  5. Estrellas

Desde hace unos años sabemos que los pulpos y las estrellas de mar tienen ancestros comunes, y cada vistazo a las profundidades del océano nos reafirma en esta idea, gracias a nuevas especies, algunas minúsculas, difíciles de clasificar a simple vista. 

Ahora, además, sabemos cómo se distribuyen gracias a un nuevo trabajo que aparece esta semana en Nature. Skipton Woolley, del Museo Victoria de Melbourne, Australia, y sus compañeros han utilizado datos de más de mil expediciones submarinas para establecer patrones de distribución de 2.099 estrellas de mar.

Los entornos de aguas profundas son de los más desconocidos del planeta y conocer mejor su biodiversidad servirá para proteger a estas especies, cada vez más afectadas por actividades humanas como la pesca de altura o la minería.

Los científicos compararon los patrones de población de estas especies a tres niveles de profundidad:

NivelProfundidad
Plataforma continentalDe 20 a 200 metros
Talud continental superiorDe 200 a 2.000 metros
Alta marDe 2.000 a 6.500 metros

Entre los hallazgos estaban que la riqueza de especies aumenta a mayores profundidades y latitudes más altas, mientras que su número decrece cuanto más se aproximan a los continentes. ¿Por qué? En un primer momento, los científicos pensaron que era por la temperatura, pero se dieron cuenta de que el factor clave era la exportación de energía química, o en lenguaje llano, la disponibilidad de alimentos.