Entre Paredes

Tu hogar es nuestro objetivo. Te vamos a contar todo lo que debes saber para jugar con los espacios de tu hábitat. Las cuatro paredes de tu casa no van a tener secretos para nosotros. Y tampoco para ti.

Un jardín vertical en la terraza de una vivienda particular.

Un jardín vertical en la terraza de una vivienda particular.

Aprovecha tu terraza

No es que haya sido un invierno muy duro, pero siempre se agradece la llegada de la primavera y con ella, los días de empezar a salir a tu terraza; esa que tras pensártelo, no quisiste cerrar para no dejar de disfrutar de unos rayos de sol y un poco de aire libre en la intimidad de tu hogar. Lo primero; no vamos a hablar hoy de ninguna 'megaterraza' de ático, piso o chalet. Vamos a sacarle todo el partido a las terrazas largas y estrechas para hacerlas más espaciosas y atractivas con algunas ideas sencillas.

Este tipo de terrazas tienen generalmente un sólo punto de salida en uno de los dos extremos. En el otro extremo, te propongo que coloques tu zona de estar con dos silloncitos, dos piezas bajas y pequeñas, y entre ellas, un elemento de apoyo como mesa. Es aconsejable que tengan formas redondeadas.

Bodegón con piezas que te propongo para montar en tu terraza zonas para sentarte.

Bodegón con piezas que te propongo para montar en tu terraza zonas para sentarte.

¿Y por qué llevártelo al extremo de la terraza? La explicación es de sentido común: porque de acuerdo con la estrechez del área es preferible no interrumpir el centro y tener así paso libre por el rectángulo de la galería. También puedes iluminar esta zona con una lámpara de pie para exterior.

Propuesta en la que se mezclan materiales pero donde se mantiene un hilo conductor.

Propuesta en la que se mezclan materiales pero donde se mantiene un hilo conductor.

Seguimos creando espacios; en este tipo de terrazas nos solemos encontrar con una o dos ventanas de la casa. Pensando en los poyetes exteriores que tienen suficiente fondo para poder sentarte puedes hacer unas colchonetas forradas y así los convertirás en pequeños bancos. Existe una amplia gama de telas para exterior; lisas o con dibujos geométricos. Aquí puedes jugar con los cojines que pongas en los silloncitos mencionados anteriormente.

Otra alternativa es hacer unas baldas de madera para forrar esos poyetes y así usarlos como punto de apoyo de libros, revistas, velas... lo que se te ocurra para hacer más agradable y personal la zona. La madera es un material muy cálido y convive perfectamente con otros acabados.

Para rematar esa visión frontal y darle protagonismo a esa pared tan larga, puedes crear en ella un jardín vertical, aprovechando un simple rectángulo entre ventanas. Al frente, donde lo que tienes es el peto y la barandilla de la terraza, colocaremos vegetación en jardinera. Pero te recomiendo que lo hagas sólo en los ángulos de los extremos, así rompemos visualmente la larga longitud de la terraza.

Un Jardín Vertical, ejemplo de lo bonito que puede quedar un tramo de pared en cualquier espacio.

Un Jardín Vertical, ejemplo de lo bonito que puede quedar un tramo de pared en cualquier espacio.

Yo evitaría utilizar macetas en el suelo, interrumpen el paso y en terrados alargados y estrechos no nos sobra el espacio.

Miremos por cierto al suelo; para sacarle partido puedes utilizar alfombras de exterior. Hay muchos tipos de materiales y con diferentes formas: circulares, jarapas estampadas, alfombras de sisal, algas, etc. Encontrarás una gran variedad en el mercado. Recuerda que el suelo va a ser una de las terminaciones que más importancia tendrá por las características de este tipo de terrazas. Por cierto, al organizar el espacio, evita dibujos con líneas paralelas, ¡hay que romper ese largo tan marcado! También puedes optar por colocar un suelo de madera de exterior, pero debes tener en cuenta el mantenimiento que conlleva.

Para sentarte, te propongo pequeños elementos individuales con diseño original y que puedas mover en función de tus necesidades. Y de iluminación; unos puntos de luz en el suelo para crear ambiente y volumen.

A esta idea le puedes dar dos interpretaciones dependiendo de los materiales que utilices y cómo los combines; una más elegante y serena, donde las piezas en las que te vas a sentar tengan líneas suaves, preferiblemente redondeadas, con telas ricas pero lisas y sin estridencias (dándoles nota de color con el cojín). Siguiendo esta interpretación, puedes utilizar para el suelo alfombras de cuerda en tono natural; también madera y chapa para los pequeños elementos que te servirán de apoyo y todos los verdes para el jardín vertical y los ángulos exteriores de la terraza.

La otra idea, más divertida e informal, sería jugando con las formas de los sillones. Por ejemplo: sillones con forma de huevo o sillones de cuerda. Siguiendo esta propuesta puedes mezclar también colores en las telas y jugar con los estampados. La vegetación, tanto en color como en colocación, la puedes hacer igual.

Sea cual sea el estilo por el que te decantes debes recordar siempre una cosa: al estar en un espacio estrecho y alargado, crear zonas no debe llevarnos nunca a sobrecargar la terraza. ¡Disfrútala!