BocaLista

Comer bien no es cuestión de dinero. Sabemos cómo disfrutar de la gastronomía más sofisticada sin renunciar a los productos más primarios.

Valladolid: ¿capital nacional del Pincho?

Valladolid: ¿capital nacional del Pincho?

Valladolid: ¿capital nacional del Pincho?

Tal y como reza la publicidad, ”Valladolid está para comérsela". La gastronomía vallisoletana destaca por su gran variedad de tapas y vinos. Es la ciudad que celebra cada año un certamen dedicado al buen comer. El concurso Nacional de Pinchos y Tapas es un evento que ningún paladar quisiera perderse.

Sin lugar a dudas es su gran evento social. No por las celébrities, sino porque va todo el mundo. Desde el “foodie” gastrónomo tan tonto como pedante hasta la vegana que come jamón. Se ha convertido en todo un referente para nuestra bella patria. Comer y beber suaviza el carácter; estimula los sentidos y ayuda a crear lazos de amistad. ¿Qué pasa si vamos hoy a Valladolid? Pues, nos vamos de tapas igualmente. Sólo debe seguir leyendo y le indicaremos algunos de los lugares más deliciosos para comer un buen pincho y, cómo no, un buen vino.

Restaurante Cinco Gustos

Restaurante Cinco Gustos

5 gustos

Cl.Torrecilla, 8 – Tlf: 983 454 304

El pequeño gran desconocido de Valladolid que nos deja con ganas de más. Gracias a la existencia de su menú pudimos saborear la técnica y la pasión que nos ofrece este restaurante. Es muy difícil elegir con qué plato quedarnos pero lo que sí es fácil es admirar la decoración del sitio. Ese estilo elegante y clásico, nos invitan a volver pronto, muy pronto. Su Ravioli de setas y su Pincho de Pato justifican la vista y conocer a Palmira.

Gastrobar Martín Quiroga

Gastrobar Martín Quiroga

Gastrobar Martín Quiroga (MQ)

Cl. San Ignacio, 17 – junto Plaza Sta. Brigida – 605 787 117

Sin carta fija porque trabajan con productos frescos. Del mercado a la mesa. Fogones a la vista, cocina de autor y espectáculo. ¿Qué más podemos pedir?. Es un sitio pequeño, al que podríamos aplicar el siguiente dicho: "pequeño pero matón". Con una atención única por parte del dueño. Recomendamos el carpaccio de gamba blanca y la palometa escabechada. Reserve con antelación porque la lista de espera es eterna. Todos, todos quieren Martín Quiroga.

Restaurante Monsó Uno

Restaurante Monsó Uno

Monsó Uno

Plaza Marti y Monso 1- Tlf 983 33 32 71

En pleno centro de Valladolid, con una pluma ibérica acompañada de patatas asadas que están para chuparse los dedos. Unas copas servidas con mucho tacto y un Verdejo que sienta genial si está sentado en su discreta pero elegante terracita. Muchos no saben que también se puede comer ahí y estamos seguros de que no se arrepentirá de hacerlo.

Restaurante La Criolla

Restaurante La Criolla

La cantina

Calle Real, 21 – Tlf. 983 358 189

Poderío gastronómico al alcance de todos. Tiene una bodega original del edifico de piedra y ladrillo, sólo anhelas tener una copa de vino y disfrutar de ese momento. Sin embargo, la primera planta no tiene desperdicio gracias a sus ventanales desde los que se ve toda la Plaza Mayor. Recomendamos el salmonete con su hueva frita, los magníficos callos y la chuleta a la brasa. El que prueba repite, porque el bolsillo lo permite.

Restaurante La Criolla

Restaurante La Criolla

La Criolla

Calle de Calixto Fernández de la Torre, 2 – Tlf. 983 33 03 70

Si Joaquín Sabina, Rosario Flores y Chayanne han ido ahí es porque merece la pena ir. Sin más. Es famoso por sus ilustres visitas. Es todo un referente de Valladolid que sorprende a muchos con sus entrantes. El arroz con bogavante es uno de los mejores arroces que hemos probado. Todo un acierto, en el que conocerá que el arte de Paco, es inigualable. El pincho de lechazo y el canelón de rabo con boletus son obligados.

Microbodega Urbana

Microbodega Urbana

Microbodega Urbana

Calle Francisco Zarandona, 6. Tlf: 600 849 456

Sitio obligado para los wineloverso amantes del vino. Pero los amantes de verdad porque da gusto la profesionalidad con la que aconsejan. Y lo mejor, siempre aciertan. Es una bodega de lo más original, con un ambiente que merece ser vivido. Los consejos de Roberto sobre vino no tienen desperdicio. Se puede encontrar desde vinos con pocos grados de alcohol para los menos atrevidos hasta vinos afrutados de Chile o un Ribera del Duero. El paraíso del vino.

Belmondo Kitchen

Belmondo Kitchen

Belmondo Kitchen & Bar

Plaza Martí y Monsó, 1. Tlf: 983 452 708

Abre desde la mañana hasta la noche. Se puede encontrar desde desayuno, brunch, montaditos, cena y copas. En 2015 fueron galardonados con el premio El Pincho de Oro. No dude en visitar este lugar referente de Valladolid por su variedad en la carta. La especialidad es el pan, que es un bocadillo con pan Brioche, papada, Carrilleras, Soja, Trufa, Coca Cola, Mozzarella y Mostaza. Comida de triunfadores. Gran lugar.

Villa Paramesa

Villa Paramesa

Villa Paramesa

Calle Calixto Fernández de la Torre, 5. Tlf: 983 357 936 Hay que reservar o tener mucha suerte. Siempre está lleno porque sus tapas tan originales y elaboradas despiertan el sentido del gusto a cualquiera. Decorado con murales vinícolas que te hacen una invitación a tapear y beber un vino nacional.

Bar Restaurante Jero

Bar Restaurante Jero

Bar Restaurante Jero

Calle de Correos, 11. Tlf: 983 353 508

Entrar por la puerta y encontrarse con una barra repleta de tapas y pensar que estamos en el paraíso de las tapas. Si, así es. Los indecisos cuentan con un ranking de 10 opciones por si no saben cuál elegir. En la variedad está el gusto y en Valladolid tenemos la fortuna de contar con este clásico de toda la vida. Un Rajao, un Galáctico, un Zapatero o un Portal son su tarjeta de presentación.

Corinto Gastro Lounge

Corinto Gastro Lounge

Corinto

Calle María de Molina, 16. Tlf: 983 345 937

"In this house we love everything we do". Así de bien nos recibe este fabuloso gastrolounge en el que nos hemos sentido muy In en pleno Valladolid. Un nuevo concepto de restaurante que cuenta con dos plantas y una terraza. Dicen que la primera impresión es la que cuenta y hemos comprobado que en este rinconcito, la decoración es su gran aliado. No es un simple sitio romanticón, porque su tataki de atún o su taco de bacalao son dignos de ir solos.