BocaLista

Comer bien no es cuestión de dinero. Sabemos cómo disfrutar de la gastronomía más sofisticada sin renunciar a los productos más primarios.

Una tapa de sardinas preparada con un toque de creatividad.

Una tapa de sardinas preparada con un toque de creatividad.

A las ricas sardinas que es verano

Las sardinas son un pescado humilde, sano, rico y barato. Tal vez tenga un problema: te deja la cocina con un olor que no es fácil quitar. La solución es sencilla, vas a comerlas a un bar o un restaurante y te quedas tan tranquilo. Más allá de esa gastronomía basada en el nitrógeno líquido y otras maravillas del estilo, donde esté un plato de sardinas a la plancha y una caña bien tirada se encuentra el paraíso. Y lo bueno es que cada vez hay más locales que se han dado cuenta de que lo que la gente quiere es comer cosas ricas y a buen precio. ¡Hasta los restaurantes finos las incluyen ahora en sus cartas! La sardina es tendencia…

Queridos foodies farsantes, ¡la espina y la escama son tendencia!

1.- Bar Santurce. Plaza General Vara del Rey, 14. Tlf: 646 238 303.

En el Bar Santurce llevan cuatro décadas cocinando sardinas.

En el Bar Santurce llevan cuatro décadas cocinando sardinas.

Una tradición de toda la vida de Madrid: los domingos, al Rastro, y luego el aperitivo en Santurce. Aquí llevan 40 años preparando sardinas y el interés no decae nunca. Algunos piden también unos pimientos de Padrón. La verdad es que el domingo a la una es difícil encontrar hueco en la barra por lo que, si se insiste en venir en domingo hay que ir a última hora. Incluso hasta se puede venir en otro día de la semana y disfrutar con tranquilidad de una ración. Este local tiene vocación sardinera desde el principio y el nombre se lo debe a la más famosa canción que usa la palabra sardina en la letra. Pero el producto suelen traerlo del Mediterráneo, porque las sardinas son más pequeñas y se hacen antes a la plancha, que el domingo a mediodía no hay un segundo que perder.

2.- Restaurante Ogrelo C / Menorca, 39. Tlf: 914 097 204.

Interior del restaurante O Grelo.

Interior del restaurante O Grelo.

Galicia en Madrid. En este local de doble personalidad, una parte restaurante y otra bar, se respira el ambiente del noroeste: caldo gallego, pulpo a la gallega, mejillones a la gallega, steak tartar de ternera gallega, ostras de Cambados, cocido gallego, tortilla de patata estilo Betanzos… hasta lamprea tienen. Y las sardinitas, las preparan con pimientos de Padrón. Pero también se salen de estas recetas tradicionales y se marcan unos canapés de sardina ahumada con crema de aguacate.

3.- Sacha. Juan Hurtado de Mendoza, 11. Tlf: 913 455 952

Sardinas con ajoblanco, un clásico de Sacha.

Sardinas con ajoblanco, un clásico de Sacha.

Otro lugar con muchos años a su espalda, concretamente a las de Sacha Hormaechea, un personaje que entre sus muchas habilidades cuenta con conseguir buenos productos y prepararlos de forma muy original. El local es también muy peculiar (si las paredes hablaran…), con un ambiente entre bohemio y gourmet, y en verano se disfruta en su terraza. Aquí no vale proponer unas sardinas a la plancha así que las ahúman y las sirven con ajoblanco. Un clásico del autor que resulta muy agradable de recordar.

4.- Kabuki.Av. Presidente Carmona, 2. Tlf: 914 176 415

En Kabuki consiguen hacer alta cocina trabajando con pescado crudo.

En Kabuki consiguen hacer alta cocina trabajando con pescado crudo.

Ricardo Sanz abrió este local, el primero, en 2000, y desde entonces no ha dejado de crecer. Ahora tiene restaurantes Kabuki en varias ciudades españolas. En conjunto es uno de los cocineros con más estrellas Michelín del país. Comer en cualquiera de ellos es adentrarse en una aventura culinaria fascinante, la que se empeña en crear una fusión de la cocina japonesa con la mediterránea. Aquí consigue resolver lo que parece una idea contradictoria: hacer alta cocina con pescado crudo. Y como todo no es atún en la vida también trabajan con muchos otros pescados. Las migas con sardinas sorprenderán a más de uno. Aquí nadie sale decepcionado, sobre todo si es invitado.

5.- Taberna Gaztelupe. C / Comandante Zorita, 32. Tlf: 915 349 116

En la Taberna Gaztelupe podemos encontrar platos de primera categoría.

En la Taberna Gaztelupe podemos encontrar platos de primera categoría.

Lo de taberna engaña, porque es un local bastante sofisticado. Sin embargo, es lo más parecido a una taberna vasca en Madrid, con buen producto y servicio atento. La decoración es sobria porque aquí se viene a comer, a comer bien. Hay carnes y pescados a la brasa, pero también tienen pimientos de Guernica y changurro a la bilbaína, que se note el estilo de la casa. No hay que perderse, como entrante, las sardinas ahumadas sobre ajo blanco, vinagreta de tomate y brotes tiernos, que ya habrá tiempo para los platos más consistentes. En lo tradicional nunca sobra la literatura…

6. -La lata de Sardinas.  C / Limón, 12. Tlf: 915 487 371

Interior del local La lata de sardinas.

Interior del local La lata de sardinas.

Alex del Hoyo ha abierto esta taberna para poder cumplir su sueño de preparar la comida que le gusta, que muchas veces tiene un toque oriental en su preparación. El nombre del local hace referencia a su reducido tamaño, que se llena enseguida, no a que las sardinas que sirve sean de lata. El ceviche de sardina es una de sus primeras creaciones, y ya es casi un clásico, a pesar del poco tiempo que lleva funcionando. Otras opciones son el wok de verduras con gambones y las gyozas (entre empanadillas y raviolis) japonesas. Todo el mundo habla bien de la tarta de queso idiazábal. La segunda excusa para ir a la calle el Limón. La cerveza de la Taberna también es obligada.

7.- Los Pescaítos. Travesía de Costa Rica, 28. Tlf: 913 591 584

Una de las especialidades de este local son las sardinas asadas.

Una de las especialidades de este local son las sardinas asadas.

Éste es el local original, abierto hace muchos años, que ha tenido tanto éxito que ha permitido hacer crecer la marca por diferentes poblaciones de los alrededores de Madrid. La fórmula es sencilla: pescado bueno y estilo sureño. De la cocina salen raciones de chanquetes, bienmesabe, boquerones, gambas con gabardina, jurelitos, etc, porque freír es todo un arte. También arroces caldosos. Una de sus especialidades, de siempre, son las sardinas asadas.

8.- El subastero de Málaga. Carrera de S. Jerónimo, 32. Tlf: 911 568 913

Espetos de Sardinas, un clásico de El subastero de Málaga.

Espetos de Sardinas, un clásico de El subastero de Málaga.

Ir a El subastero es como hacer un viaje a Málaga en varios sentidos. Primero, por la carta que tiene, con mucha presencia de pescado frito o a la plancha, además de arroces y verduras. Y segundo, por la peculiar manera que tienen de servir, un estilo que se ve mucho en Málaga: los camareros pasan entre las mesas cargados de platos ya preparados y van pregonando lo que llevan. Si te gusta, se lo pides. Una forma extremadamente fácil y rápida de comer lo que quieres, sin esperas. Hay chanquetes, calamarcitos, adobo, boquerones… y espetos de sardinas, claro. Un modelo que se debería copiar… incluso la simpatía de algunos camareros.

9.- Combarro. C / Reina Mercedes, 12. Tlf: 915 547 784

Exterior de la marisquería Combarro.

Exterior de la marisquería Combarro.

Es lo que parece. A primera vista es una marisquería, y además, de lujo. Por lo que piensas que es el lugar para comer percebes y centollas, e incluso lamprea en temporada. Por supuesto que es así, ya se sabe desde hace mucho que la buena cocina no se hace sólo con productos caros sino con cualquier cosa que pueda llevarse a la boca. En Combarro tienen una de las mejores empanadas gallegas de la capital y también sardinas rebozadas, y demuestran que se pueden conseguir maravillas con productos humildes.

10.- Sylkar. Calle de Espronceda, 17. Tlf: 915 545 703

Sylkar, una joya gastronómica casi oculta en la capital.

Sylkar, una joya gastronómica casi oculta en la capital.

El epicentro de tapas y picoteo de este barrio está en la calle Ponzano, pero la onda expansiva se siente a unas cuantas manzanas de distancia. Sylkar es un ejemplo de pequeña joya gastronómica medio oculta en una calle sin fama especial. Más de uno pasará por ella sin darse cuenta de que hay lugares que merecen el viaje. Para muchos aquí preparan una de las mejores tortillas de patatas de Madrid, lo que es mucho decir. Pero no todo es tortilla en la vida y unas sardinas rebozadas de la casa también alegran la vida.