Opinión

Las democracias tramposas traicionan la libertad

  1. Opinión

Por Ángel Alonso Pachón 

Libre es aquel que es dueño de sus principios, que actúa en consecuencia con ellos y que reconoce que el don de la libertad es patrimonio universal. Esto es lo bonito, pero las sociedades que se dicen avanzadas han comenzado a jugar al jeroglífico lingüístico de la política denominada democrática con los peones interesados bien colocados en el tablero del pragmatismo de los poderes fácticos.

La supervivencia, como en la selva, es de aquel cuya fortaleza física y su astucia mental son capaces de dominar el entorno y organizar el tablero de la convivencia en base a las condiciones que la fortaleza y la astucia determina.

Las demócratas sociedades modernas lo primero que hacen es construir los espacios intocables de poder. Desarrollan sistemas electorales, que dicen ellos representativos, para asegurar escaños, sillones, sillas y taburetes.

Si las leyes y normas arrebañan posibilidades, la santa y pura sociedad política inventa el término coaliciones, lo extrae de su sitio natural, la gobernanza, y lo coloca en el lugar de interés común, el electoral. De ese modo, los que se dicen representantes de, consiguen implantar e injertar, por interés personal y gremial, el término ir en coalición.

Unidos, agrupados, mezclados, amontonados, amarrados unos a otros, consiguen no hundirse en las urnas porque, engañando a la ética electoral, conquistan escaños multiculturales, multideológicos... pero, eso sí, muy rentables económicamente. Concluidas las elecciones cada cual a su garito o repartirse el beneficio.

Las coaliciones electorales son esos sistemas que los mismos grupos de poder asumen como herramienta para asegurarse la bien pagada economía política y tramposamente engañar la honrada libertad del ciudadano.

Una sociedad legal debe exigir votar partidos no agrupaciones o coaliciones. Una sociedad democrática, después de abrirse las urnas, sí que debe pactar para proponer en coalición. Eso es libertad, eso es democracia legal... las coaliciones electorales son trampas de cuatreros hambrientos de poder.