Códigos

Por Félix Jacinto Alonso Holguín, @AlonsoHolguinFJ

Los códigos son el conjunto de normas para organizar la convivencia entre los ciudadanos. Dichas normas son comunes en todos los países, me refiero a su existencia. Hoy, gracias a los sistemas informáticos, voy a comparar algunas legislaciones diferentes de norte a sur, este a oeste, en diferentes ámbitos sociales, ideológicos y con creencias diferentes.

¿Fácil? Hagamos un ejercicio de imaginación: retiraré la identidad del país poniendo un número que, al final, será desvelado para corresponder a cada uno. Prometo conocimiento, diversión y tristeza.

1.

Artículo 433-5-1:

En el transcurso de una manifestación organizada o regulada por las autoridades públicas, el hecho de ultrajar, de ofender en público el himno nacional o la bandera será condenado a una multa de 7500 euros. Cuando el hecho es cometido en grupo, el desacato será castigado con seis meses de prisión y multa de 7500 euros.

2.

141. Cualquiera que por desprecio arrebatare, rompiere o destruyere en un lugar público o abierto al público, la bandera nacional u otro emblema de la República, será castigado con prisión de dos meses a un año. Si este delito se cometiere encontrándose la República empeñada en una guerra extranjera, la prisión será de trece meses a dos años.

Artículo 159. Cualquiera que por acto de menosprecio a una Potencia extranjera, arrebate, rompa o destruya la bandera o cualquier otro emblema de dicha Nación, será castigado con arresto en Fortaleza o Cárcel Política por tiempo de uno a seis meses. El enjuiciamiento no se hará lugar sino a instancia del Gobierno extranjero.

3.

Artículo 500. Cualquier persona que participe en cualquier tipo de propaganda contra la ... y en apoyo de los grupos y asociaciones de oposición, será condenado a tres meses a un año de prisión.

4.

Sección Quinta : Propaganda Enemiga

ARTICULO 103.1. Incurre en sanción de privación de libertad de uno a ocho años el que:
 a) incite contra el orden social, la solidaridad internacional o el Estado socialista, mediante la propaganda oral o escrita o en cualquier otra forma;
b) confeccione, distribuya o posea propaganda del carácter mencionado en el inicios anterior.2. El que difunda noticias falsas o predicciones maliciosas tendentes a causar alarma o descontento en la población, o desorden público, incurre en sanción de privación de libertad de uno a cuatro años.
3. Si, para la ejecución de los hechos previstos en los apartados anteriores, se utilizan medios de difusión masiva, la sanción es de privación de libertad de siete a quince años.4. El que permita la utilización de los me-dios de difusión masiva a que se refiere el apartado anterior, incurre en sanción de privación de libertad de uno a cuatro años.

ARTICULO 203. El que ultraje o con otros actos muestre desprecio a la bandera, al himno o al escudo nacionales, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas.

5.

Artículo 543.Las ofensas o ultrajes de palabra, por escrito o de hecho a..., a sus Comunidades Autónomas o a sus símbolos o emblemas, efectuados con publicidad, se castigarán con la pena de multa de siete a doce meses.

Los artículos están copiados de sus Códigos Penales vigentes. Esas normas que, habitualmente, están confeccionadas para respetar el ámbito de su cultura. Has podido leer entre líneas de dónde provienen cada uno de ellos. Espero te hayas fijado también cuan respetan sus tradiciones, aunque sean de pocos años a esta parte.

Ahora bien, siendo español de España, que ya es triste tener que recordar este hecho, me imagino a pocos de aquí realizando hechos que jalean en nuestro país, reproduciendo en aquellos territorios correspondientes con la siguiente numeración:

1: Francia.2: Venezuela.3: Irán.4: Cuba.5: España.

Leído este artículo sabes qué penas pueden ser impuestas en esos países, es decir, ahora tienes conocimiento; del mismo modo has disfrutado un poco de diversión, al menos imaginando a algunos residentes en España, si hubieran estado allí en lugar de aquí, al efectuar algunas opiniones.

Finalmente me siento triste: nosotros somos más que benévolos en comparación con otros países, sean Repúblicas muy Democráticas, según algunos detractores de nuestros símbolos en España.

Última licencia: ¡Viva España! ¡Viva!