Carta abierta a Don Antonio Miguel Carmona

Por Ángel Alonso Pachón 

Sr. Director:

No creo que nadie le pueda considerar un ignorante ni en el ámbito profesional ni en el político.

Sí llama la atención su gran especialidad en saber andar por la cuerda floja sin caerse. Es de admirar su capacidad como acróbata funámbulo especialista en juegos malabares.

Sólo hay que ver las barbaridades que recorren el hemiciclo de los plenos del ayuntamiento de Madrid y su inmutable actitud, para poder entender lo difícil que es ser integro con uno mismo, profesional y políticamente.

Asombra cómo con su silencio, si no complacencia, salen adelante propuestas totalmente contrarias a la lógica intelectual, moral, económica e histórica que entendemos debería tener usted.

No merece la pena cultivar la inteligencia para luego ponerla a precio de venta.La calle nunca entenderá cómo muchos de sus silencios han servido para ir dinamitando cultura, convivencia, historia y hasta la propia integridad personal.

Lo siento de verdad y, como yo, mucha gente que no ha tenido la suerte de estudiar y prepararse como usted. Todos nosotros esperábamos, de usted y de su equipo, progresismo honrado, libre y defensor de las verdades sociales e históricas.Agradecido si llega a leer esta carta y más si le hace reflexionar.