Catolicismo y nacionalismo

Por Pedro Peral

La práctica religiosa en España ha bajado en los últimos años en un proceso de secularización que afecta, en mayor o menor medida, a todo Occidente. Nuestro país no es una excepción, aunque este proceso es mucho más veloz en unas comunidades autónomas que en otras.

Según el CIS, en torno al 72% de los españoles se declara católico, un porcentaje que lleva oscilando entre el 70 y 75 ya durante años. Sin embargo, entre las regiones de España también existen importantes diferencias que marcan la tendencia sobre la religiosidad.

En Galicia, más del 80% de sus habitantes se declara católico mientras que en regiones como Castilla y León, Andalucía o Comunidad Valenciana casi alcanzan este porcentaje, superando todas ellas la media española. En el lado contrario, País Vasco aparece como la región española más descristianizada puesto que poco más del 58% de los vascos es católico. No mucho mejor se encuentra Cataluña, en la que apenas superan el 60%. Ambas se encuentran más de diez puntos por debajo de la media española. En el Anuario Estadístico del Ministerio de Educación, se muestran los alumnos que cursan la asignatura de Religión Católica. Los datos que aparecen describen a la perfección la situación del catolicismo en cada una de las regiones.

La matriculación en la asignatura de Religión Católica en Primaria alcanza el 65% de los alumnos, el 38 en Secundaria y el 20,4 en Bachillerato, siempre según el CIS. Sin embargo, en este caso, también Cataluña y País Vasco desentonan de manera notable con el resto de comunidades. Según los datos facilitados por Educación en Cataluña cursaron clase de Religión Católica en Primaria el 23,2% de los alumnos por el 30,5% del País Vasco. Los siguientes en la lista serían Baleares con el 55% y Madrid con el 60. El salto con el resto es enorme y más si se comparan con las comunidades que encabezan la lista, con Extremadura con casi el 90% de sus alumnos matriculados o el 86 de los andaluces. Castilla-La Mancha ocupa el 4º lugar con un 83%, detrás de Canarias.

Cataluña y el País Vasco han sido dos de las regiones más cristianas de España y cuna de numerosos santos y misioneros. En el País Vasco hay quince seminaristas entre las diócesis de Bilbao, San Sebastián y Vitoria mientras que sólo en Madrid hay más de 200. Algo similar ocurre en Cataluña donde el seminario de Barcelona tiene menos de la mitad de seminaristas que otras diócesis como Toledo.

Por votantes, habría una mayor proporción de católicos en el PP, CIU y PSOE frente a IU, UPD o al resto de partidos, donde los católicos están sensiblemente por debajo de la media. El Anuario del Ministerio no recoge ni a Ciudadanos ni a Podemos.

Parece que algunos han transformado el nacionalismo en una “religión”.