ATENTADOS EN BRUSELAS

Tres sospechosos detenidos en Bruselas, dos de ellos heridos durante las redadas

El terrorista de París Salah Abdeslam rechaza hablar con los investigadores desde los atentados de Bruselas

Dos militares vigilan la Grand Place de Bruselas.

Dos militares vigilan la Grand Place de Bruselas.

Se estrecha el cerco sobre la célula que organizó y llevó a cabo los atentados terroristas de Bruselas y de París. La policía belga ha detenido este viernes a tres personas en varios barrios de la capital de la UE. Dos de los sospechosos han resultado heridos en la pierna durante las redadas policiales, según ha confirmado la fiscalía.

De las 6 personas arrestadas el jueves, 3 han quedado en libertad, mientras que las otras 3 siguen en prisión. El único de los detenidos el jueves cuya identidad ha sido desvelada por la fiscalía es Fayçal C. Podría tratarse del "hombre de blanco" que logró huir del aeropuerto de Zaventem, según han explicado fuentes policiales a Le Soir. La fiscalía tampoco ha confirmado si entre los detenidos está el terrorista huido del metro de Maelbeek, aunque la prensa belga lo daba por seguro.

El grupo yihadista responsable de los ataques de París y Bruselas "está siendo aniquilado", ha asegurado este viernes el presidente francés François Hollande. No obstante, ha admitido que todavía existen "otras redes" que suponen una amenaza.

Gran despliegue en Schaerbeek

El mayor despliegue policial de este viernes se ha producido en el barrio bruselense de Schaerbeek, al noreste de la ciudad. Allí, la policía ha detenido a un sospechoso tras haberlo herido en la pierna.

El hombre, con una mochila, se resistió a las indicaciones de los agentes y, tras ser alcanzado por las balas de la policía, quedo tendido en el suelo junto a las vías del tranvía, según el canal RTBF.

En imágenes emitidas por el canal RTL se aprecia cómo los artificieros desplegaron uno de sus robots que se acercó al hombre para comprobar si en la mochila llevaba explosivos.

Vínculos con la operación antiterrorista de París

Las redadas de este viernes en Bruselas están relacionadas con la operación antiterrorista que se llevó a cabo el jueves en París, ha confirmado la fiscalía belga. La policía francesa detuvo a Reda Kriket, un francés de 34 años que fue condenado en ausencia en Bruselas en julio del año pasado a 10 años de cárcel por participación en las actividades de un terrorista. En agosto de 2015 se emitió una euroorden de busca y captura contra él.

Además de la redada en Schaerbeek, sobre la que la fiscalía no ha dado más datos, se han producido otras dos operaciones. La primera, en el barrio de Forest, donde estaba el piso en el que supuestamente se alojaba Salah Abdeslam, el octavo terrorista de París. En la redada ha sido detenido Tawfik A, que ha sido herido en la pierna. Aparte de su nombre, la fiscalía no ha dado más datos sobre su identidad.

La otra operación ha tenido lugar en Saint-Gilles, y se ha arrestado a Salah A.

Confirmada la identidad del segundo kamikaze del aeropuerto

La fiscalía belga ha confirmado además que el segundo kamikaze que se hizo estallar en el aeropuerto de Zaventem es Najim Laachraoui, considerado el artificiero que fabricó los explosivos utilizados tanto en París como en Bruselas. Sus rastros de ADN se encontraron en un cinturón explosivo y un trozo de tejido utilizados en la sala de conciertos Bataclan y en un artefacto explosivo del estadio de Francia.

El silencio de Abdeslam

Por su parte, Salah Abdeslam, que fue detenido el 18 de marzo en el barrio bruselense de Molenbeek tras cuatro meses huido, rechaza hablar con los investigadores o con el juez desde los atentados de Bruselas, según ha informado la fiscalía belga.

El terrorista fue interrogado por primera vez el 19 de marzo a las 8:00 de la mañana, sólo durante una hora, tal y como adelanto Politico Europe. Los médicos no querían que fuese antes porque acababa de ser operado tras haber resultado herido en la pierna durante su detención. En este interrogatorio, sólo se le preguntó sobre los atentados de París.

Abdeslam explicó a los investigadores que él conducía el coche que llevó al comando de kamikazes que se hizo estallar en el estado de Francia, según publica Le Monde. Él también tenía que haberse inmolado allí, pero en el último momento se echó atrás. Además, sostuvo que apenas conocía a Abdelhamid Abaaoud, el presunto cerebro del 13-N, algo que contradicen las pesquisas realizadas hasta ahora.

El día 19 de marzo, Abdeslam fue sometido a un segundo turno de preguntas, pero ya entonces se negó a declarar. El 22 de marzo, el supuesto terrorista volvió a ser interrogado inmediatamente después de los ataques en el aeropuerto y el metro. "Rechazó realizar la menor declaración", asegura la fiscalía.