ATENTADOS EN PARÍS

Francia bombardea Raqqa, bastión del EI en Siria

Esta operación es la primera respuesta militar de Francia a la matanza del pasado viernes en París, donde los terroristas contaron con apoyo logístico de la organización yihadista.

Aviones franceses se preparan para los bombardeos en Raqqa

Aviones franceses se preparan para los bombardeos en Raqqa Reuters

Francia responde militarmente a los ataques terroristas en París. Dos días después de sufrir el peor atentado de su historia, aviones de combate franceses han lanzado una ofensiva sobre la ciudad de Raqqa, el bastión de Estado Islámico en Siria, según ha informado el Ministerio de Defensa francés este domingo, a través del uso datos específicos de Inteligencia cedidos por Estados Unidos, de acuerdo con fuentes oficiales al diario Wall Street Journal.

En la operación han intervenido una decena de aviones que han arrojado no menos de una veintena de bombas sobre el centro de mando del grupo yihadista, un centro de reclutamiento, un arsenal y un campo de entrenamiento.

"Los cazas franceses han lanzado veinte bombas este domingo sobre el bastión de la organización Estado Islámico en Raqqa, en el este de Siria, destruyendo un puesto de mando y un campamento de entrenamiento", indica el comunicado. "El primer objetivo destruido era utilizado por DAESH (acrónimo en árabe de Estado Islámico) como centro de mando, centro de reclutamiento yihadista y depósito de armas y municiones. El segundo objetivo albergaba un campo de entrenamiento terrorista", concluye la nota.

Los lugares bombardeados habían sido previamente identificados por misiones de reconocimiento francesas, señalaron fuentes del Ministerio de Defensa.

Más colaboración Francia-EEUU

Esta operación es el principio de los "esfuerzos intensificados" entre ambos países contra Estado Islámico que ha anunciado este domingo el asesor adjunto de seguridad de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

En este sentido, fuentes oficiales bajo el anonimato han informado de que Estados Unidos ha empezado a compartir con Francia los llamados "paquetes de objetivos" que contienen información extremadamente clasificada sobre las posiciones de Estado Islámico.

Además, la Casa Blanca habría decidido, según estas fuentes, eliminar ciertas restricciones de seguridad que impedían la distribución de estos documentos -y otros igualmente sensibles- con sus aliados franceses en la campaña contra la red terrorista.

Tal es la información que habrían recibido los franceses que ahora mismo se han convertido prácticamente en el aliado principal de Estados Unidos en la campaña siria, por orden expresa del secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, siempre según las fuentes del diario.