Condenado por abusos sexuales a periodistas un ex alto cargo de Canal 9

Vicente Sanz ha evitado la cárcel con un pacto en el que ha admitido que abusó y acosó sexualmente de las tres periodistas y con el pago de 225.660 euros.

Vicente Sanz en su llegada a los juzgados

Vicente Sanz en su llegada a los juzgados

Entró este martes en los juzgados de Valencia negando los abusos y hablando de relaciones consentidas y salió con una condena al haber admitido que sí abusó y acosó sexualmente de forma continuada a tres trabajadoras. Este el tiempo en el que Vicent Sanz, ex número dos de Radio Televisión Valenciana (RTVV), ha pasado de enfrentarse a una pena de 20 años de prisión que le pedía la fiscalía a evitarla con el pago de una multa de 15.660 euros y 210.000 de indemnización. Un acuerdo al que han llegado todas las partes y que permite a Sanz librarse de la prisión. El pacto apunta además que la extinta RTVV será la responsable civil subsidiaria, es decir, se hará cargo del pago si Sanz no lo hace.

En el Canal 9 de Zaplana

Vicente Sanz fue presidente provincial del PP en Valencia y entró en 1995 en RTVV –cuando era presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana- después de tener que abandonar la política al trascender unas escuchas en las que dijo que estaba en política “para forrarse”. En pocos días prestará declaración como imputado en la pieza de Gürtel que investiga el amaño del contrato para cubrir la visita del Papa a Valencia en 2006. Este martes tenía otra cita con la justicia. Comenzaba el juicio por la denuncia de abusos sexuales de experiodistas del ente realizada hace cinco años.

En febrero de 2010, cuando era director general del ente público, tres trabajadoras de la 'casa' le denunciaron con un relato en el que hablaban de vejaciones sexuales, amenazas y miedo. En el escrito describían encuentros en el despacho de Sanz, a petición de éste, y también en un apartamento de su propiedad. El juez instructor le procesó en 2011 con un auto en el que hablaba de los indicios que constataban que se prevalió de su puesto de trabajo como secretario general del ente para, entre 2007 y 2010, “solicitar favores de naturaleza sexual” a tres trabajadoras. Una actuación que creó en las periodistas una “situación gravemente intimidatoria y humillante”. Sanz se valía de amenazas y continuas promesas de mejoras laborales. "Lo que empezó como acoso sexual en el ámbito laboral pronto se transforma en abuso sexual", recogió el auto de procesamiento en el que el juez recalcaba cómo hacía usar su "superioridad" para doblegar la voluntad de sus víctimas.

El ex alto cargo iba a ser juzgado por tres delitos de abusos sexuales y otros tres de acoso sexual continuado. El fiscal le pedía 20 años de cárcel.

Dispuestos a declarar

Las tres víctimas venían dispuestas a declarar y seguir adelante con el juicio pero no querían verse expuestas públicamente, ha dicho su abogado, y solo querían que el asunto, y la confirmación de que hubo abusos, quedara zanjado. En un primer momento se ha intentado que la sesión fuera a puerta cerrada. Ha sido la sala, la sección cuarta de la Audiencia de Valencia, la que ha propuesto a las partes la posibilidad de un pacto, ha indicado el letrado, que ha acabado librando a Vicente Sanz de la prisión. “Lo importante es que ha reconocido los hechos, que él lo hizo”, ha apuntado el letrado.

Con el acuerdo, Sanz ha admitido las acusaciones (que ha negado siempre, incluso instantes antes de la hora del juicio) y ha sido condenado por tres delitos de abusos sexuales continuados y otros tres de acoso. El acuerdo de conformidad entre fiscalía, acusación y defensa ha fijado que el ex número dos de RTVV sea condenado al pago de una multa de 15.660 por estos delitos y a una indemnización de 210.000 a pagar entre las tres víctimas. Solo las condenas por abusos llevaba aparejada pena de cárcel, pero la pena ha sido convalidada por la multa, tal y como recoge el Código Penal.

La condena, dictada ‘in voce’ por la Audiencia, ha declarado además a RTVV como responsable civil subsidiaria. La defensa ha apuntado que lo primero que debe pagar Sanz es la indemnización, si no lo hace, entrará en prisión. En última instancia, será el ente público –ahora extinguido- el que deba hacerse cargo del pago. La radio televisión pública valenciana no estaba personada en la causa.