Díaz afronta una campaña electoral decisiva, también para su futuro político.

Díaz afronta una campaña electoral decisiva, también para su futuro político. EFE

PSOE

Incómodo reencuentro de Díaz y Sánchez por la campaña del 20-D

El programa electoral tropieza con los socialistas andaluces, a quienes no termina de gustar la propuesta sobre la reforma laboral

Charo Solís Sevilla

Ferraz tiene ya diseñado su desembarco electoral en Andalucía. El  secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, va a tener una apretada agenda en esta comunidad ante la cita del 20-D con dos actos en plena campaña (aún sin fecha y lugar cerrados) y uno en precampaña, el próximo 7 de noviembre en Almería, en los que estará acompañado por la secretaria general de los socialistas andaluces y presidenta de la Junta, Susana Díaz. La operación significará, por un lado, que tendrán la oportunidad de visibilizar, al menos de cara a la galería, el entendimiento entre Sánchez y Díaz tras más de un sonado desencuentro y ciertas tensiones (la última por el fichaje por sorpresa de la exUPyD Irene Lozano). Y por otro, reforzar la solidez de la marca con la líder andaluza que, amén de la dimensión nacional que también tiene, logró una importante, aunque insuficiente, victoria en las autonómicas de marzo de este año y en lo que muchos quisieron ver como el punto de partida para la recuperación de sus siglas.

En el PSOE andaluz han querido revestir este lunes la presencia de Sánchez de la más absoluta normalidad. El secretario de Organización, Juan Cornejo, recordó que en todas las campañas generales quien ha ostentado la secretaría general siempre ha visitado en dos ocasiones la comunidad. Sin embargo, en este cronograma está implícita la tregua entre los dos dirigentes. Basta recordar que en la campaña de las andaluzas, Pedro Sánchez tan sólo se dejó ver por esta comunidad un par de veces en marzo y no se volcó más. En las municipales estuvo en todas las provincias, excepto en Córdoba, y sólo una vez con la líder andaluza (mitin en Alcalá de Guadaíra). Desde entonces escasa o nula presencia, salvo en verano, y baja maternal de por medio de Díaz, en que tuvo actos de poca envergadura en los que saltó de la feria de Málaga a la de Almería, y en una misma jornada.

A estos mítines al alimón, también se sumarán otras visitas de Sánchez en solitario durante la precampaña. Esté o no la dirigente andaluza, Andalucía no deja de ser una comunidad donde los socialistas tienen un importante granero de votos, están 60 escaños en juego por esta comunidad en el Congreso y las encuestas les dan como favoritos.

En contra de la reforma laboral

En cuanto al programa electoral, las discrepancias en el eje socialista Madrid-Sevilla también están servidas. En Andalucía, la postura respecto a la asignatura de Religión, el impuesto de donaciones y, en especial, la revisión parcial de la reforma laboral del PP no gusta nada. El próximo viernes el PSOE-A celebrará su comité director (órgano de máxima decisión entre congresos) y en él se cerrarán las enmiendas que llevará Andalucía a la conferencia política que el PSOE celebrará los días 14 y 15 de noviembre. Anticipándose a la lectura que puedan tener las propuestas andaluzas, Cornejo apuntó que estas no significarán la postura del PSOE-A, ya que recordó que con un 20% de los votos a favor es suficiente para elevarlas al debate nacional. Sin embargo de esta visión de la reforma laboral, que creen que es de puño y letra de Jordi Sevilla y que supone un viraje a la derecha, Cornejo se mostró convencido que “no se va a parecer en nada a lo que hay ahora”.

Cómo y cuándo se perfilarán esta y otras propuestas no será realmente en esa conferencia, ahí es donde será la puesta en escena de que el PSOE ya tiene programa, ya que las decisiones tendrán lugar justo una semana antes, en las comisiones que se celebrarán 8 de noviembre. Andalucía tiene mucho peso en esa conferencia, de los 250 miembros que asistirán 50 son andaluces, y además habrá un refuerzo de otros 25 representantes de la sociedad andaluza.

Aviso al PP

En este pistoletazo de salida de las generales, el PSOE-A también ha lanzado un aviso para navegantes al PP andaluz. Sus candidaturas aún no se conocen, pero los socialistas ya han señalado a quiénes no deberían estar en ellas por su presunta relación con casos de corrupción. Si quieren unas listas “limpias”, al primero que han señalado desde el PSOE-A es a Javier Arenas, por ser quien estaba en la cúpula del PP en la época en la que se fraguaron los escándalos de Bárcenas (ya tuvo que declarar ante el juez Ruz en agosto de 2013) y Gürtel.

Otros nombres que para el PSOE no deberían figurar en las papeletas al Congreso por sus supuestos vínculos con la Gürtel son los de la exalcaldesa de Jerez de la Frontera (Cádiz) y actual senadora, María José García Pelayo; el diputado nacional y expresidente del PP de Sevilla, Ricardo Tarno; el exsecretario general del PP en Sevilla Eloy Carmona o la exalcaldesa de Marbella (Málaga) Ángeles Muñoz. Mientras tanto, relacionada con la contabilidad B de Bárcenas, está la exalcaldesa de Cádiz y diputada Teófila Martínez, de quien los socialistas también recuerdan su apadrinamiento por Rodrigo Rato.

A esta necesidad de que el PP-A aborde un “plan renove” en sus candidaturas, el PSOE añade una petición más al presidente regional de los populares, Juan Manuel Moreno Bonilla: una competición electoral sin trampas en las que el PP “no esté dopado” con “financiación irregular”.