Detenida en Barajas una mujer española que pretendía unirse al Estado Islámico

La joven de 22 años convertida al Islam ha experimentado un proceso de radicalización y pretendía viajar a Turquía para después trasladarse a Siria.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación

La Guardia Civil ha detenido esta noche en el aeropuerto madrileño de Barajas a una española de 22 años que pensaba unirse a la organización terrorista Estado Islámico. La detenida, residente en Almonte (Huelva), estaba siendo vigilada desde hace varios meses por los servicios de inteligencia de la Guardia Civil ante su frecuente actividad en foros yihadistas. Esta misma noche ha sido detenida cuando se disponía a viajar a Turquía, la principal ruta de acceso a las zonas controladas por el Estado Islámico en Siria e Irak.

La operación, realizada de forma conjunta por la comandancia de la Guardia Civil de Huelva y la Jefatura de Información de la Guardia Civil permanece abierta y en estos momentos los agentes registran el domicilio de la detenida en busca de nuevas pruebas de su relación con los islamistas radicales.

Declara que viajaba como turista

La joven ha declarado ante las autoridades que iba a Turquía por turismo. No sabe hablar árabe y entre sus pertenencias llevaba un Corán en español, según han informado a la agencia Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Estas mismas fuentes han indicado que por el modo de actuar de la chica se deduce que había recibido algún tipo de instrucción sobre cómo eludir las sospechas de las fuerzas de seguridad. "Sabía lo que tenía que decir y lo que tenía que hacer", indican. Esta forma de actuar es habitual en las personas que son captadas para unirse a la yihad.

Esta conversa al Islam habría entrado en contacto con los radicales gracias a foros y mensajes a través de la red, que la convencieron para dar el paso de viajar a Siria. Al ser un delito relacionado con el terrorismo, el caso ha recaído en el Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional.

Mismo patrón

El pasado mes de julio, una mujer fue detenida en Arrecife (Lanzarote) acusada de reclutar a jóvenes y menores para que ingresaran en las filas del Estado Islámico. Lo hacía por medio de mensajes en Internet y foros de telefonía privados, donde exponía las supuestas bondades de ingresar en las filas de los terroristas. Un mes y medio después, la Policía Nacional detuvo a dos chicas de Melilla (una de ellas con 14 años) cuando intentaban cruzar la frontera para viajar hasta Siria y unirse a las filas de los yihadistas.

En marzo, fue detenida en Turquía otra mujer –esta vez de nacionalidad marroquí pero residente en España- que viajó para ingresar en la organización terrorista. Fue arrestada junto a su hijo de tres años y deportada a España, donde su caso sigue abierto también en la Audiencia Nacional.

Ante el incipiente número de personas que son captadas por los yihadistas por medio de la red, fuentes del Ministerio del Interior recuerdan que los sistemas de monitorización y control de foros yihadistas son “de vital importancia” ya que “permiten impedir el crecimiento de flujo de personas que se enrolan en estas organizaciones, además de conocer las consignas e instrucciones que se dan desde el núcleo de los grupos terroristas a sus miembros en occidente”.

Fuentes de la lucha antiterrorista han informado de que, según los datos con los que contaban las fuerzas de seguridad a fecha de 20 septiembre, un total de 130 personas han abandonado España para unirse a grupos yihadistas.